Anahata: El amor inquebrantable

El chakra del corazón es el umbral a través del cual podemos salir de nuestro propio ego. Es el paso hacia una realidad mucho más expansiva que nosotros mismos. Detrás de ese paso está la fuerza más grande que contiene este centro del cuerpo: el verdadero y profundo amor.

El amor que nace en Anahata no es solamente un amor sexual ni platónico, ni amor hacia nosotros mismos. Es un amor hacia todo lo que contiene la existencia. Nos nutre, nos sana, nos enaltece. Nos conecta con lo divino. Anahata, en sanscrito, significa “algo que no ha sido quebrado o herido”: esto es lo que tenemos todos en nuestro interior. Solo hay que saber acceder a él.

Nuestra evolución, visto desde los chakras, comienza en los más bajo de la columna vertebral. Nacemos y establecemos nuestra conexión con la Tierra en Muladhara, el primer chakra. A partir del segundo chakra, Svadisthana, creamos nuestra identidad. En el tercero, Manipura, comenzamos a proyectarnos hacia el mundo. Cuando llegamos al cuarto, pegamos ese salto hacia el más allá.

Anahata es como un umbral entre lo terrenal y lo etéreo. Es el lugar donde confluyen las energías yin (que sube desde la Tierra) y yang (que viene desde arriba), la luna y el sol, los costados derecho e izquierdo del cuerpo. Aquí es donde uno tiene que tomar una decisión: vivir su vida según sus miedos o según el amor. Cuando uno elige el amor, confiar en el sentido elevado de la vida, dejar fluir, se abre el chakra y nos permite seguir el viaje hacia los chakras superiores.

Si está bloqueado Anahata, los síntomas pueden ser la tristeza, la desconfianza, la ira y la irritabilidad, los celos, la posesividad, la crítica constante del otro, inestabilidad emocional, dificultad en las relaciones, miedo al futuro. Pueden aparecer problemas del corazón, pulmones, timo, pechos, piel, brazos y manos. Desde el punto de vista energético, todo está ligado a la incapacidad de afrontar los miedos y el temor ante la incertidumbre del mañana.

Cuando uno tiene equilibrio y apertura en este chakra, se siente cómodo en la vida, alegre y confiado. No hay dificultad en relacionarse con el otro, hay intimidad en la pareja, compasión hacia los demás, capacidad para perdonar y dejar ir y confianza hacia el futuro. El amor por todos los procesos de la vida hace que uno confíe, a pesar de la imprevisibilidad de la existencia.

Este es uno de los chakras mas fáciles de sentir—basta nomás poner una mano en el corazón y experimentar lo que produce ese gesto. Es una energía plena, hermosa, dulce y relajante. Un corazón abierto otorga fuerza, alegría y la confianza de saber que nuestros caminos están en buenas manos.

Técnicas para desbloquear o activar Anahata

Respiración: Cualquier forma de respiración o pranayama que uno practique ayuda a activar Anahata. La respiración misma actúa como un suave masaje al corazón. El aire, el elemento base de Anahata, nos da vida a través del prana. El prana va llegando a todas las células, cada parte del cuerpo. Nuestro corazón y nuestros pulmones son alimentados con cada entrada de aire y el cuerpo entero se relaja con cada exhalación. El chakra se expande cada vez que respiramos con intención.

Asanas: Las posturas con mucha apertura de pecho, especialmente las que hacen que nos echemos hacia atrás, activan el chakra. El echarse para atrás implica tener confianza en que voy a estar bien. Tomar ese riesgo, enfrentarlo, ayuda a erradicar miedos y aumentar la fortaleza interior. Dhanurasana (arco), Urdhva dhanurasana (rueda), Bhujangasana (cobra), Ustrasana (camello), Trikonasana (triángulo), Wild Thing, Eka Pada Rajakapotasana, Supta baddha konasana.

Otras prácticas:

–       Entonar el vocablo “a” en tres exhalaciones.

–       Entonar el bija mantra “yam” en tres exhalaciones o durante la práctica de asanas.

–       Masajear la parte interna del pie, justo por encima del metatarso del dedo gordo y la zona aledaña.

–       Escuchar o cantar cualquier música que nos relaje o nos anime.

–       Practicar la amabilidad.

–       Incorporar suavidad a los movimientos, gestos, el habla, el tacto, etc.

–       Conectarse con la naturaleza desde un lugar muy sensible.

–       Tocar, abrazar, hacer cariños a otras personas y seres.

–       Perdonar y dejar ir.

–       Escribir, cada día, cinco cosas por las cuáles estamos agradecidos.

–       Meditar con la intención de sanar a otra persona, ser, situación o mundo.

–       Meditar con la visualización de la rueda verde de Anahata, girando en la zona del pecho y expandiéndose con cada respiración.

–       Ubicar las manos en anjali mudra (palma contra palma), en frente del corazón.

–       Cantar mantras a Shiva o Shakti.

–       Ser generoso con el tiempo de uno, dinero, actividades, amor.

–       Tirarse a una pileta/piscina de agua con total desinhibición.

 

Color: Verde
Lugar: Pecho, espalda alta
Elemento: Aire
Vocal:  “a”
Mantra: Yam
Partes del cuerpo: Corazón, pulmones, timo, piel, brazos, manos, espalda alta.
Cualidades positivas: Amor, generosidad, compasión, empatía, altruismo, apertura, confianza.
Cualidades negativas: Ira, celos, posesividad, insensibilidad, alcoholismo, drogadicción, indigencia, confusión, tristeza.
Sentido: Tacto.
Deidad: Shiva, Shakti (en sus varias manifestaciones).

Referencias y más información:

Chakras, Usando el yoga para equilibrar los chakras de Mary Horsley. Gaia Ediciones, 2006.

http://jivamuktiyoga.com/teachings/focus-of-the-month/p/anahata-chakra-level-four

Anuncios

Muladhara: el chakra raíz

Se dice que el primero los chakras (centros de energía) es como las raíces del árbol. Las raíces se internan en la tierra para que el árbol que sostienen crezca hacia arriba, hacia el cielo.

En sanscrito, mula significa raíz y adhara, soporte. De ahí la conexión de éste chakra con la solidez, el arraigue, la seguridad. Su energía se emana hacia abajo, hacia el centro de la Tierra y de ahí toma su color, el rojo.  El color del chakra viene  de ese corazón de lava que es de la gama de los colores rojos, naranjas, amarillos.

Muladhara es el primer chakra en desarrollarse en los bebés. Está ligado a todas las cualidades primitivas: la seguridad, la felicidad, la simplicidad, la pureza, la inocencia. También se desarrolla nuestra conexión con la naturaleza en este chakra. Rige los pies, las piernas, los genitales, el intestino grande y los riñones.

Cuando éste chakra está balanceado, uno se siente seguro, equilibrado, alegre, seguro, vital y decidido. Uno se siente firme y seguro; con una base sólida.

Al estar en desequilibrio, uno se siente inseguro, miedoso, rígido, letárgico y desconectado con la naturaleza. Los problemas digestivos, sexuales y de orden psíquico muchas veces tienen que ver con un Muladhara en desequilibrio o bloqueado. Los miedos originan, muchas veces, en el bloqueo de éste chakra. Estar miedoso responde al instinto primitivo de “huir” en vez de “luchar”. Equilibrar Muladhara ayuda a liberarse y dominar los miedos; usarlos para cambiar y evolucionar.

La energía Kundalini también reside en éste chakra. Es una energía muy potente que nace en la base de la columna y, cuando está activada, sube por la columna hacia la coronilla.

En el hermoso mandala que pueden ver arriba, aparecen las varias figuras simbólicas del chakra. El elefante Ganesha, una de las deidades que rige Muladhara, aparece en el centro sosteniendo a un bebé. La niña representa la energía femenina de la Madre Tierra. Debajo de ella, y todo alrededor en uno de los círculos del mandala, está la serpiente Kundalini. El triángulo invertido apunta hacia abajo, hacia la Tierra, y también parece representar la pelvis, donde está ubicado el chakra. La inclusión del tríangulo y el cuadrado pueden representar también las energías femeninas y masculinas que contiene el chakra. Noten también los árboles, las hojas y los colores rojos que predominan en sus figuras.

Color: Rojo
Lugar: Justo debajo del coxis
Elemento: Tierra
Vocal: Entre la “a” y el “o”
Mantra: Lam
Partes del cuerpo: Pies, piernas, genitales, intestino, riñones, huesos, dientes.
Cualidades positivas: Seguridad, vitalidad, conexión con la naturaleza, decisión, claridad y simplicidad.
Cualidades negativas: Inseguridad, desconexión con la naturaleza, letargia, miedos, rigidez y desconfianza.
Sentido: Olfato
Deidad: Ganesha

Técnicas para desbloquear o activar Muladhara

Uno de los pranayamas indicados para activar Muladhara es el bhastrika, la respiración del fuelle. Para respirar en bhastrika, uno tiene que sentarse en una postura cómoda, la columna erguida, hombros relajados. Tomar una inhalación y exhalación tranquilas. Para empezar, inhalar fuertemente, con sonido y luego exhalar, expulsando el aire con toda la fuerza de los abdominales. Es una respiración ruidosa; debería producirse un sonido silbante o resollante. Se empieza con tres rondas de 10 respiraciones, tomando descansos entre cada ronda. Bhastrika es buenísima para activar la mente, calentar el cuerpo, curar enfermedades respiratorias, despejar congestiones flemáticas como también ayudar al hígado y la vesícula. En un nivel energético, desata los bloqueos,  hace subir la energía Kundalini y purifica los canales energéticos (los nadis).

Algunos asanas indicados para desbloquear Muladhara son: balasana (niño), janu sirsana, uttanasana, parsva utthita konasana (ángulo lateral extendido), virabhdrasana I, II y III (guerreros), trikonasana, vrksasana (el árbol), shalabasana (langosta), chakrasana (la rueda).

Otras maneras de activar Muladhara son:

–       Concentrarse en la zona del chakra (la base de la columna).

–       Visualizar, a la altura de Muladhara, una rueda color rojo girando en el sentido de las agujas del reloj. Con cada inhalación, llevo energía hacia esa zona. Con cada exhalación, siento que se expande la rueda.

–       Repetir mentalmente las frases: “Estoy aquí, ahora, en éste lugar,” “Me siento seguro, conectado con la Tierra y sostenido por la Tierra.”

–       Caminar descalzo en el césped.

–       Agudizar el olfato: oler la comida antes de comerla, las flores al pasar, el aire que entra por la ventana, los pies de mi perro (después de caminar por el jardín), etc.

–       Masajear los pies, las piernes y los glúteos.

–       Tener relaciones sexuales.

–       Repetir el mantra LAM o el sonido a/o (formar un “o” con la boca y entonar el vocablo “a”).

La figura del árbol es un hermoso símbolo de Muladhara. Representa muy bien los movimientos energéticos, hacia arriba y hacia abajo. Muladhara es las raíces y el tronco del árbol y en el cuerpo humano, también rige nuestras raíces y tronco: toda la parte baja del cuerpo más aquellos órganos que forman la base de nuestro sistema.

Cuándo la base es sólida, las ramas se desplieguen y el árbol florece.

L1040965

Para más información:

http://www.adishakti.org/subtle_system/mooladhara_chakra.htm

Chakras, Usando el yoga para equilibrar los chakras de Mary Horsley. Gaia Ediciones, 2006.