Sahasrara: Pura divinidad.

Hace seis semanas iniciamos un viaje por la evolución de nuestro ser a través de los chakras. Al final de nuestro viaje a través de los primeros seis vórtices de energía llegamos al chakra maestro, el punto más elevado de nuestro ser: el séptimo chakra, Sahasrara. Llegar hasta este chakra es como el premio después de un largo esfuerzo, la luz al final del túnel, el paraíso que nos espera después de nuestro recorrido. Es el súmmum de nuestra existencia.

En la coronilla de la cabeza, por encima de la cabeza y extendiéndose hacia el Cielo está el denominado Asiento de Shiva, el Loto de los Mil Pétalos, las Miles Maneras o Caminos, el Portal de la Luz. Abrir completamente este chakra es llegar al samadhi, que es el objetivo mas alto del yoga, ese estado de dicha y plenitud absoluto. Samadhi es el Nirvana de los Buddhistas, la auto-realización, la iluminación, el despertar supremo, la comunión, el llegar al Paraíso. Es ese estado al que todos queremos llegar.

Hay muy pocos humanos que logran abrir completamente Sahasrara. Son personas con un desarrollo espiritual excelsio—podemos reconocer algunos pocos líderes espirituales de nuestra época que lo han logrado. Pero eso no quiere decir que nosotros, los humanos comunes y corrientes, no podamos activar el chakra y disfrutar de los efectos de tener este chakra libre de bloqueos densos. Nuestra experiencia de Sahasrara puede ser momentos, chispazos de luz, donde uno siente que se unió a algo mucho mas grande que uno mismo, un sentimiento de felicidad pura, de suprema alegría y paz. Quizás lo hayan sentido durante alguna meditación o momento de contemplación. En realidad, Sahasrara puede abrirse en cualquier momento de la vida y en cualquier persona. No es necesario ser un líder espiritual para poder acceder a él (aunque sea difícil o improbable).

Quizás hayan visto pinturas de líderes espirituales con un halo de luz por encima de la cabeza (Jesus, Buddha, etc.). Esa es Sahasrara. Las personas “iluminadas” tienden a tener esa corona de luz sobre la cabeza. Se dice que el espíritu reside en ese lugar.

Así como el primer chakra es nuestra conexión a la Madre Tierra, nuestro séptimo chakra es nuestra conexión a lo Divino. Es en Sahasrara que nos conectamos con las dimensiones más altas (Dios, el Cosmos, el Universo), recibimos su energía y la llevamos al resto de los chakras. El flujo energético es un ida y vuelta: sube la energía Kundalini y la energía Shakti desde el primer chakra hacia arriba y baja la energía cósmica, la energía Shiva, desde Sahasrara a Muladhara. En éste intercambio de energías, está nuestra capacidad de ser felices y sanar nuestros cuerpos.

Los bebés nacen con este chakra abierto. Quizás ese halo mágico que los rodea viene también de este dato. Con el tiempo, Sahasrara se va cerrando. Pero esta en nosotros revertir el flujo de energía para volver a activarlo.

Técnicas para desbloquear o activar Sahasrara

La única técnica por excelencia para desbloquear el séptimo chakra es la meditación. Como Sahasrara rige todos los otros chakras, clarificarla ya produce un efecto sobre los seis chakras inferiores y viceversa. En cuanto a asanas, se dice que la parada de cabeza es la postura por excelencia para este chakra. En cuanto a mantras, una de las que más se usa para Sahasrara es el Wahe Guru, de la tradición Kundalini.

Otras prácticas:

–       La meditación diaria.

–       Contemplación, en todas sus formas y sentidos.

–       Reflexionar sobre este mantra: “Me veo en todos los demás y los veo a ellos en mí.” ¿Qué tengo yo de las personas que me enojan? ¿Qué tengo en mí de las personas que admiro?”

–       Estar en la naturaleza. Si puedes, en la cima de una montaña.

–       Escuchar los sonidos en silencio.

–       Comer con moderación.

–       Reirse. Mucho.

–       Ser amable y considerado. Compasivo.

–       Practicar yoga, tai chi u otro similar de forma regular.

–       Usar el color violeta o el color blanco.

–       Ser generoso, poner primero a los demás.

–       Entonar el sonido “ng” o cantar el mantra “aum”.

–       Escribir un diario o tomar nota sobre las meditaciones y comentarios sobre lo que uno siente durante las meditaciones.

 

Color: Violeta o blanco.
Lugar: Coronilla, justo encima.
Elemento: Energía.
Vocal:  “m”
Mantra: No tiene. Silencio.
Partes del cuerpo: La cabeza, el cerebro, todo el cuerpo. Glándula pineal.
Cualidades positivas: Espiritualidad, un sentido profundo de la vida, dicha absoluta, entendimiento, compasión, inspiración, humanitarismo.
Cualidades negativas: Problemas psiquiátricos profundos, depresión, no tener propósito de vida ni dirección.
Sentido: Ninguno y todos.
Deidad: Shiva.

Para más información:

http://elyoga.about.com/od/Tradicion/a/S-Eptimo-Chakra-Sahasrara.htm

http://maasyoga.com.ar/los-chakras/

http://www.chakras.net/energy-centers/sahasrara

Chakras, Usando el yoga para equilibrar los chakras de Mary Horsley. Gaia Ediciones, 2006.

 

Anuncios