Inicios

Buddha Living El comienzo de una clase de yoga es un momento muy delicado.

Los alumnos llegan desde universos muy distintos. Uno llega corriendo, con la lengua afuera y el corazón a mil, pensando que no va a llegar a tiempo. Otro llega enojado después de tener una discusión con la pareja y salir de escondidas para escaparse del caos familiar. Otro llega nervioso porque es su primer clase de yoga o porque tiene alguna afección física y siente que no va a poder hacer lo que hacen los demás. Algunos, a veces, llegan calmos y contentos, listos para comenzar la práctica. La mayoría llega expectante, depositando sus esperanzas en esa otra persona que tiene el deber de hacer que todos se sientan mejor: la maestra. Y la maestra, que también ha tenido que arrancarse de otras realidades fuera de su vida de líder yóguica, tiene la tarea de unir todas estas energías y transformarlas, al cabo de una hora y media.

Hay una belleza en ese momento que no se puede reproducir. Es la belleza del inicio. Un inicio que conlleva todo lo vivido hasta este preciso instante. Uno llega a los inicios bañado en las experiencias del pasado. Y cada inicio viene hermanado con un final– y eso es algo magnífico. Algo soltamos cuando decidimos comenzar otra cosa. Algo se termina cuando otra cosa comienza. Es importante tomar conciencia de lo que vinimos arrastrando a ese preciso instante para poder transformarlo.

La manera en la que comenzamos afectará todo lo que viene después. Aquí viene a jugar un concepto muy trillado del yoga, que es el sankalpa: la intención. Trillado, digo, porque se suele usar mucho este término en las clases de yoga, sin pensar muy bien en lo que significa. Sin entrar en filosofías ni psicologías, formar una intención es el tomar una firme decisión, hacer una promesa y elegir un propósito desde el corazón para encauzar la práctica. Se eligen propósitos sanos para impregnar la clase con más profundidad. Por ejemplo: “fortalecerme”, “sentirme mejor”, “cultivar la paz”, “equilibrar”, “soltar”, “ser mas compasivo”. Cada respiración es un paso hacia ese propósito. Cada guerrero tiene un horizonte definido. Cada transición es flotar en esa energía latente. Y cada relajación nos lleva mas cerca de ese estado que buscamos. Cada vez que repetimos esa intención, cementamos esa idea en nuestra mente y tenemos el poder de trasladarla a todas las áreas de nuestras vidas. La mente se encarrila de otra manera y las energías en danza, también.

Sin fijar una intención o establecer una idea o concepto, personal o grupal, para una clase, corremos el riesgo de entrar en una práctica meramente física, mecánica o superficial. Lo mismo ocurre en nuestra vidas diarias. Si nos despertamos y entramos en los movimientos de siempre, los quehaceres, las idas y venidas habituales sin tener en claro el por que detrás de nuestras acciones, la vida se vuelve rutinaria y sin sentido. La clase de yoga es un simple reflejo de como vivimos nuestras vidas.

Regresé esta semana a las clases de yoga, después de semanas de receso. Comienzo bañada de las experiencias vividas durante los dos viajes que hice desde enseñar mi última clase de yoga pero también abierta a la energía de este nuevo comienzo que me pide encarar las próximas semanas con una energía distinta. Las posibilidades son infinitas.

“La mitad esta hecha cuando tienen buen principio las cosas,” dice una frase de Fernando de Rojas que escribí en mi pizarrón esta semana. Demosle un buen principio a cada clase de yoga, a cada despertar, a cada día, a cada noche, a cada conversación, práctica, viaje, regreso o transición– a cada etapa nueva de la vida. De esta manera el yoga puede ser la clave para sentirse mejor: el propósito universal que subyace todas las clases de yoga. Om shanti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s